Tradición familiar con
más de 120 años

Quiénes somos

F. Hernández Jimenez e Hijos es una empresa familiar dedicada a la producción de productos del cerdo ibérico desde hace mas de 130 Años.

Situada en Guijuelo, la 4º Generación de esta familia, está dedicada a continuar con la labor heredada de fabricar jamones y embutidos de la mas alta calidad, siguiendo al saber hacer y los métodos de años de experiencia acumulada.

Los beneficios climáticos de Guijuelo, situada a 1.000 metros de altura, en las faldas de las montañas de Gredos, permiten que nuestros productos se curen de una manera lenta y natural con la única ayuda del aire frio que circula en la zona, mediante la apertura y cierre de ventanas. Esta curación tradicional es la que da la calidad y suave gusto característico de nuestro producto, la cual nos diferencia del producto de otras regiones

En sus orígenes la actividad de sacrificio y producción del cerdo ibérico se hacía de una manera artesanal, distribuyendo la mercancía en carro por los pueblos limítrofes. Ya en 1890 se establece un punto fijo de producción en Guijuelo, con una producción anual de 400 animales, es el comienzo del sector.

En 1950 se construyen unas instalaciones mas modernas, se incorporan las nuevas tecnologías del sector y se comienza una producción mas amplia, sin perder de vista la labor artesanal que se necesita en la producción. Con la incorporación de la 4º generación de la familia Hernández, Maria del Mar y Francisco, se produce el cambio a las nuevas instalaciones, preparadas para afrontar los nuevos retos del sector y la expansión internacional, se moderniza la imagen de la empresa abandonando la imagen clásica que había presidido hasta entonces con la imagen del torreón de Guijuelo, y se comienza una etapa de internacionalización de la empresa, que nos ha llevado a enviar producto a mas de 12 países, tanto de Europa como del resto del mundo.

En la actualidad producimos unas 40.000 Piezas de jamón y paleta cumpliendo los controles de la Norma del Ibérico a través de la certificadora HYCER, así como los controles de la marca de Calidad Tierra de sabor y las Auditorias de la D. O. Guijuelo.